Las semifinales, el objetivo de Inglaterra

La selección inglesa, durante un encuentro de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

La tierra natal del fútbol está intentando convertirse en una referencia también dentro del fútbol para ciegos. A pesar de conquistar una medalla de plata en la primera edición de los Juegos Mundiales para Ciegos celebrado en Corea del Sur, la selección inglesa todavía no ha conseguido instalarse en lo más alto del panorama mundial.

Brasil, Argentina, España o Francia forman parte de la élite en la disciplina, y ese es precisamente el camino que buscan seguir desde el combinado británico, en aras de convertirse en uno de los equipos referentes dentro del fútbol para ciegos en los próximos años. En ello ha influido el tercer puesto obtenido en el Campeonato de Europa de Berlín 2017, mostrando que el fútbol inglés está siguiendo el camino adecuado en su desarrollo. Y es que, a pesar de caer eliminada en semifinales ante España, Inglaterra terminaría el torneo con el mayor número de goles marcados en el campeonato con un total de 26, y el menor de goles encajados con sólo dos en su contra en seis encuentros.

Inglaterra quiere convertirse en el primer país europeo en conquistar el Mundial

 

Roy Turham, máximo artillero de los Juegos Mundiales para Ciegos de 2015, lideró el camino inglés en el pasado Europeo con sus seis dianas. Junto a él, Robin William, Brandon Coleman y Daniel English son otros de los nombres a tener en cuenta en esta selección.

Tras haber albergado la Copa del Mundo en Hereford en 2010, la selección inglesa busca ahora levantar un título que nunca ha sido conquistado por un país europeo. Sólo Brasil (en cuatro ocasiones) y Argentina (dos veces) han ganado el Mundial. Mientras tanto, sólo España -en dos ocasiones- ha sido capaz de conseguir una medalla de plata en representación de Europa.

Para la nación de los tres leones, el Mundial de Madrid supondrá una difícil prueba. El cuarto puesto conseguido en 2010 ha sido su mejor posición hasta la fecha, tras la quinta plaza cosechada en Campiñas, Brasil en 1998, durante su debut en un Mundial de Fútbol para Ciegos.